top of page
Buscar
  • Fabiola Pérez Olalde

La aceptación como un cambio para tu vida

Hola, Hola..!!! Nunca hemos hablado de la aceptación, y es una palabra de vital importancia que puede cambiar nuestras vidas si realmente la aplicamos en todos sus sentidos. Nos encontramos muchas veces en la vida con muchos esfuerzos en diferentes áreas de la misma, pensamos que aceptamos lo que nos ocurre o nos resignamos.




Lo primero que debemos tener claro es que resignación no es aceptación, resignación es sencillamente tener algo en tu vida que te está creando un conflicto y que te cansas de luchar para resolverlo, y sin estar conforme te dices a ti mismo que lo aceptas con mucho esfuerzo, pero en el fondo te crea malestar y emociones que no van acorde con la paz interior y felicidad.


La resignación aparece cuando es algo inevitable, cuando sientes que no puedes hacer más nada, y dices lo acepto y ya, pero es de la boca para fuera, creando siempre un conflicto interno y externo, ya que el malestar siempre está presente y saldrá siempre en esa área de la vida donde te estás resignando.


La aceptación es la acción de acoger lo que ocurre en nuestro día a día, sobre todo los hechos dolorosos e inevitables de una manera natural, sin rencor, sin buscar culpables, esto es fácil de decir, pero no es fácil aplicar.


Aceptación es reconocer las situaciones no deseadas de nuestra realidad sobre las que no podemos hacer nada para modificarlas, aprendiendo a asumirlas (sin quejas ni excusas) y así fortalecer nuestra tolerancia a los fracasos, pérdidas o desengaños vitales.


Sea cual sea tu situación presente , acéptala como si lo hubieses elegido, piensa que puede enseñarte a crecer, por lo que no debes rechazarlo, sino aceptarlo para así transformarlo. Todos los momentos de la vida no son perfectos, nuestros días pueden estar llenos de circunstancias negativas, situaciones de las que desearíamos escapar, pero no te queda otra que enfrentarte con esas situaciones, si no lo haces estarías muerto, las enfrentas sin darte cuenta.


Lo que debes preguntarte es: ¿te ayuda lamentarte de la situación?, ¿Te ayuda culpar a otro o culparte a ti mismo?, ¿te ayuda a resistirte a la situación presente?


Cuando lo pienso desde mi corazón, en nada ayuda ninguna de las preguntas anteriores, por lo tanto debes entrenar a tu cerebro o tu mente a que no juzgue, no opine, y te permita ver con racionalidad y sin agregados emocionales la situación que vives en tiempo presente. Las emociones negativas son poderosas y tu las alimentas no aceptándose, mientras te repitas una y otra vez que tu no te mereces nada de lo que te está pasando. Puede ser que la situación que presentes te parezca dramática pero debes tener presente que todo pasa y todo se acaba.


No dejes de vivir tu momento presente, deja de centrarte en tu pasado y en tu futuro, darle fuerza al pasado o pensar mucho en el futuro hace que el camino transitado sea lleno de expectativas, sueños y falta de conciencia del estar aquí y ahora.


Siempre hay algo positivo de sacar del tiempo presente, se que no has elegido lo que te ocurre, pero si lo adoptas como tal, esto te ayudará a llevarlo de una mejor manera. Siempre, siempre hay algo positivo que sacarle todo lo malo que te pueda ocurrir, solo necesitas ver lo que te sucede desde otro punto de vista.


Sigue adelante, pase lo que pase toma el control de tu vida, y no te atrapes en tus pensamientos negativos, siempre hay una salida para todo, ya que nada es eterno, ni permanente. Así que es hora de mirar con optimismo lo que te ocurra y recoger lo bueno que pueda aportar cada situación. Y creéme, saldrás favorecido, lleno de nuevas experiencias y con una predisposición para ver el lado bueno de las cosas, hasta lo malo tiene siempre una parte positiva.


No te preguntes ¿por qué te pasa a ti?, pregúntate ¿Para qué te pasa a ti? de esa manera evitarás juzgarte, y podrás conseguir una cantidad de cosas positivas en esa lista que te plantees.


Otro dato importante que te deseo dar es que no resistas el dolor, el dolor es parte de la vida sin duda alguna, así que cuando lo sientas no lo reprimas ni lo niegues, esto es peor. Experiméntalo, acéptalo, recónocelo. No te quejes por todo, esto te victimiza, hace que llegue la apatía y con esa emoción no podrás salir adelante en la vida.


La aceptación te hará ganar salud, minimizar tus niveles de estrés y ansiedad y tener una mejor calidad de vida.

7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page