Buscar
  • Fabiola Pérez Olalde

Prepárate para tener un corazón sano

Es importante que desde pequeños podamos crecer con la conciencia de tener hábitos saludables, y cuidemos nuestro corazón siempre. Se ha descubierto que el corazón contiene un sistema nervioso independiente y bien desarrollado con más de 40.000 neuronas y una compleja y tupida red de neuro transmisores, proteínas y células de apoyo.


Por lo tanto el corazón emite información al cerebro y es el único órgano del cuerpo con esa propiedad, puede inhibir o activar determinadas partes del cerebro según las circunstancias. Por lo tanto debemos cuidarlo y evitar dañar la red circulatoria que transporta la sangre a todos nuestros órganos impulsada por el corazón.


Hablemos de la calcificación vascular que consiste en el depósito de sales de fosfato de calcio en la pared de las arterias, como si fueran rocas, lo que impide que las arterias puedan dilatarse o contraerse con normalidad para regular la presión sanguínea. Con el tiempo, esto deriva en enfermedad cardiaca y vascular.

El sistema circulatorio es una compleja red de capilares, vasos sanguíneos y arterias. Estos tubos transportan la sangre oxigenada a través del cuerpo, ayudando a alimentar todas sus funciones. Cuando el oxígeno se agota, exhala dióxido de carbono a los pulmones, inhalas y más sangre rica en oxígeno llega a los pulmones y el ciclo comienza nuevamente. Mientras los vasos sanguíneos estén limpios y despejados, la sangre puede fluir libremente. Al formarse las calcificaciones se obstruye esta red vascular.

Conociendo estos dos factores debemos tomar medidas preventivas y con conciencia de un estilo de vida saludable para cuidar nuestro corazón:

- Tener niveles de colesterol en rangos normales: el cuerpo produce colesterol, este es necesario para formar células sanas, pero tener altos niveles de colesterol puede aumentar el riesgo de sufrir una enfermedad cardíaca. Tener el colesterol alto hace posible que se formen depósitos grasos en los vasos sanguíneos y con el tiempo estos depósitos crecen haciendo más difícil que fluya la sangre a través de las arterias. También esos depósitos pueden romperse de repente y formar coágulos que causan un ataque cardíaco o un accidente cerebro vascular.

- Controla tu presión arterial: Esta define la cantidad de sangre que bombea el corazón y la resistencia a este flujo por parte de las arterias. La tensión mide la fuerza con la que el corazón empuja la sangre hacia las arterias y el resto de los órganos. Cuanto más sangre bombee tu corazón y cuanto más estrechas están las arterias, mayor será la presión.

-Lleva una dieta saludable: Evita las grasas saturadas, estas las tenemos en la mantequilla, el queso, la leche entera, helados, aceite de coco, la piel del pollo, carnes rojas. Incremente al consumo de vegetales, frutas de bajo índice glucémico, fibras, granos, cereales integrales.

- Hacer ejercicios aeróbicos: Aumenta los niveles de energía y alivia el estrés, fortalece el músculo del corazón, reduce la presión arterial y los niveles de colesterol, ayuda a quemar calorías, etc. Elige una actividad que te permita trabajar corazón y pulmones, caminar, nadar, montar bicicleta, subir escaleras, bailar, trotar, etc.

- Pierde peso: Lo más seguro es que si comienzas a hacer las recomendaciones anteriores pierdas peso. Perder entre un 5% o 10% de peso te ayudará a mejorar tus niveles de colesterol y por lo tanto te ayudará también a evitar la formación de placa o calcificaciones.


- No fumes: Fumar aumenta el riesgo de padecer enfermedad vascular periférica y aneurisma de la aorta abdominal. Acelera la frecuencia cardíaca, contrae las arterias principales y puede ocasionar alteraciones en el ritmo de los latidos del corazón, haciendo que el corazón se esfuerce más. También aumenta la presión arterial, que a su vez aumenta el riesgo de accidentes cerebrovasculares.

- Controla los niveles de estrés: El estrés aumentó la presión arterial, puede aumentar colesterol y triglicéridos, cambia las palpitaciones del corazón sacándolo de su ritmo.

Tener salud es la verdadera riqueza, ya que con salud podemos lograr todos nuestros sueños, nuestras metas, y no es nada difícil lograrlo, siempre y cuando tengamos consciencia.

27 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo