top of page
Buscar
  • Fabiola Pérez Olalde

Mandalas: ayudando a salud mental y emocional




¡Hola, holaaa..!!!!


Hoy quiero profundizar un poco en cómo ayudar a nuestra salud mental y emocional. En el mundo actual, donde el estrés, la ansiedad y las preocupaciones parecen ser parte inevitable del día a día, encontrar un oasis de paz y equilibrio se convierte en una necesidad fundamental para nuestra salud mental.

 Afortunadamente, existe una práctica ancestral que ha demostrado su eficacia para alcanzar ese estado de armonía: "pintar mandalas".


¿Qué son los mandalas?


Los mandalas son representaciones gráficas circulares, originarias de las tradiciones orientales, que simbolizan el universo y la totalidad. Su diseño armonioso, compuesto por figuras geométricas, colores y patrones, nos invita a un viaje de introspección y conexión con nuestro ser interior.


¿Cómo benefician los mandalas a nuestra salud mental?


Los beneficios de esta práctica ancestral son numerosos y abarcan diferentes aspectos de nuestra salud mental:


Reducción del estrés y la ansiedad:


Los colores y formas de los mandalas poseen un efecto calmante en nuestro sistema nervioso, ayudándonos a disminuir el estrés, la ansiedad y las tensiones musculares.


Estimulación visual:


  • Colores: Los colores utilizados en los mandalas tienen un impacto significativo en nuestras emociones. Por ejemplo, el azul evoca tranquilidad y paz, el verde promueve la armonía y el equilibrio, mientras que el violeta estimula la creatividad y la intuición. La combinación de colores cuidadosamente seleccionados en un mandala crea una experiencia visual relajante y estimulante a la vez.

  • Formas: Las formas geométricas presentes en los mandalas, como círculos, cuadrados y triángulos, poseen un efecto calmante y organizador en nuestra mente. Su repetición y simetría crean una sensación de orden y equilibrio, lo que ayuda a reducir la ansiedad y el pensamiento intrusivo.


Mejora de la concentración y la atención:


Pintar mandalas requiere de concentración plena, lo que mejora nuestra capacidad para enfocarnos en el presente y dejar de lado los pensamientos intrusivos. Esta práctica de mindfulness ayuda a reducir la actividad en las áreas del cerebro relacionadas con el estrés y la ansiedad.


Estimulación de la creatividad:


La creación de mandalas nos conecta con nuestra parte creativa, permitiéndonos explorar nuevas ideas y expresar nuestras emociones de manera libre y fluida.  Esta expresión creativa ayuda a liberar tensiones emocionales reprimidas y a procesar experiencias difíciles, contribuyendo a una mejor salud mental.


Aumento de la autoestima y la confianza:


Completar un mandala nos proporciona una sensación de logro y satisfacción, lo que contribuye a aumentar nuestra autoestima y confianza en nosotros mismos.


Conexión con nuestro ser interior:


Pintar mandalas nos invita a conectarnos con nuestro mundo interior, a reflexionar sobre nuestras emociones y a descubrir aspectos desconocidos de nosotros mismos.


¿En qué casos se recomienda pintar mandalas?


Esta práctica es beneficiosa para cualquier persona que busque mejorar su salud mental y emocional. Sin embargo, es especialmente recomendable en los siguientes casos:


  • Estrés y ansiedad

  • Depresión

  • Problemas de concentración y atención

  • Baja autoestima y falta de confianza

  • Insomnio

  • Dificultades para expresar emociones


¿Cuánto tiempo se debe dedicar a pintar mandalas?


No existe una cantidad de tiempo establecida para pintar mandalas. Lo importante es encontrar un ritmo que te resulte cómodo y agradable. Puedes comenzar con sesiones de 15 o 20 minutos y aumentar gradualmente el tiempo a medida que te sientas más familiarizado con la práctica.


¿En qué condiciones de salud se puede pintar mandalas?


Pintar mandalas es una práctica segura y accesible para la mayoría de las personas. Sin embargo, si tienes alguna condición de salud preexistente, es recomendable consultar con tu médico antes de comenzar.


¿Cómo empezar a pintar mandalas?


Existen numerosos recursos disponibles para ayudarte a comenzar a pintar mandalas. Puedes encontrar libros, tutoriales online, plantillas descargables e incluso aplicaciones móviles. Lo importante es encontrar un método que te resulte atractivo y que te permita conectar con tu creatividad.


Recuerda:


  • Pintar mandalas es una experiencia personal y única. No te compares con los demás y disfruta del proceso.

  • No te preocupes por la perfección. Lo importante es que te sientas cómodo y relajado mientras pintas.

  • Deja que tu intuición te guíe. Elige colores y patrones que te inspiren y te hagan sentir bien.

  • Sé paciente. Los beneficios de pintar mandalas se acumulan con el tiempo.


¡Anímate a probar esta práctica ancestral y descubre un camino hacia la salud mental y emocional!

Recuerda siempre decidirte por tu salud, y si logras calmar tu mente, tus pensamientos, podrás disfrutar más del tiempo presente, del aquí y ahora.


Bye, Bye.!!!







































4 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page