top of page
Buscar
  • Fabiola Pérez Olalde

Comprendiendo las causas de los gases

Hola, Hola..!!!

Hoy quiero hablarles de un tema que, aunque común, a menudo no se discute lo suficiente: los gases o la distensión abdominal. Este fenómeno, aunque puede parecer superficial puede llegar a ser muy incómodo e incluso doloroso.

Este es una condición que no ocurre las 24 horas del día ni lo siente días de la semana pero que sí ocurre con frecuencia tanto hombres como en mujeres, pero cuando nos ocurre a las mujeres se puede mezclar con los días de la menstruación o cualquier otro cambio hormonal. He tenido que aprender a manejar este tema y a entender las diversas causas que pueden llevar a una producción excesiva de gases.

Lo primero que hay que entender es que tener gases es completamente normal. Forman parte del proceso de digestión y todos los experimentamos en mayor o menor medida. Sin embargo, cuando se acumulan en exceso, pueden causar hinchazón, incomodidad y dolor.


La dieta es uno de los factores más significativos en la producción de gases. Algunos alimentos son conocidos por generar más gases que otros, como los frijoles, las cebollas, el brócoli, el repollo, las frutas y las bebidas carbonatadas. Mezclas de ciertos tipos de alimentos también son responsables de la causa de los gases, aquí algunos ejemplos:

  • Proteínas y carbohidratos: La combinación de proteínas (como la carne de vaca) con carbohidratos (como el pan) puede ser difícil de digerir y puede causar gases. Esto se debe a que las proteínas y los carbohidratos requieren diferentes enzimas y niveles de pH para su digestión óptima, lo que puede causar fermentación y, por lo tanto, gases.

  • Lácteos y cualquier alimento: Muchas personas son intolerantes a la lactosa, un azúcar que se encuentra en la leche y otros productos lácteos. Esta intolerancia significa que el cuerpo no produce suficiente enzima lactasa para descomponer la lactosa, lo que puede resultar en síntomas como gases, hinchazón y diarrea.

  • No mezclar proteínas y lácteos ya que demora el tiempo de digestión: Las proteínas y los lácteos se descomponen a diferentes velocidades en el estómago. La proteína requiere un ambiente ácido y más tiempo para descomponerse, mientras que los lácteos se digieren más rápidamente. Cuando se consumen juntos, los lácteos pueden ser digeridos primero, dejando las proteínas para fermentar en el estómago, lo que puede producir gases.

  • Frutas y cualquier comida: Comer frutas justo después de una comida puede ralentizar el proceso de digestión y causar fermentación en el estómago, la fruta se digiere más rápido que otros alimentos y los que demoran se fermenta, lo que puede resultar en gases e hinchazón.

  • Alimentos ricos en fibra y proteínas: La fibra y las proteínas son nutrientes esenciales, pero pueden causar gases cuando se consumen en grandes cantidades. Esto se debe a que la fibra añade volumen a las heces y las proteínas pueden producir gases cuando se descomponen en el intestino.

  • Legumbres y cualquier alimento: Las legumbres, como los frijoles y lentejas, contienen azúcares que el cuerpo puede tener dificultades para descomponer, lo que puede causar gases.

Además, comer rápidamente puede hacer que tragamos más aire, lo que puede aumentar la cantidad de gases en nuestro sistema digestivo.

Otra posible causa es el desequilibrio en la flora intestinal. Nuestros intestinos albergan una serie de bacterias que ayudan a descomponer los alimentos. Cuando este equilibrio se altera, puede llevar a una producción excesiva de gases. Factores como el uso de antibióticos, una enfermedad o una intolerancia alimentaria pueden desencadenar este desequilibrio.


El estrés también puede influir en la producción de gases. Cuando estamos estresados, nuestro cuerpo puede entrar en el modo de lucha o huida, que no es más que el querer salir corriendo, lo que puede afectar nuestra digestión y resultar en una mayor producción de gases, esto es a causa de que estamos estresados y se altera la forma en que digerimos los alimentos. Por ejemplo, el estrés puede hacer que el estómago y los intestinos se muevan más rápido o más lento de lo normal, lo que puede llevar a una mala digestión y a la acumulación de gases. Entonces, aunque parezca extraño, el estrés puede ser una de las razones por las que te sientes hinchado o tienes gases.


En conclusión, incluir cambios en la dieta, aprender a comer más despacio, manejar el estrés y, si es necesario, buscar la ayuda de un profesional de la salud para ayudarte con estas causas, pueden mejorar tu predisposición a padecer de gases.


Yo siempre me enfocaré con mayor énfasis en la alimentación, cuida tus mezclas de alimentos basados en los consejos anteriores, y cómo más despacio te ayudará a mejorar en un 70% u 80% de no poder manejar el estrés al 100%.


Decídete por tu salud, Bye, Bye.

19 visualizaciones0 comentarios

Comments

Couldn’t Load Comments
It looks like there was a technical problem. Try reconnecting or refreshing the page.
bottom of page